Enfermedades de las encías o Enfermedad periodontal

Enfermedades de las encías o Enfermedad periodontal

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad periodontal y cómo se diagnostica?

Los síntomas no suelen ser visibles hasta que la enfermedad está avanzada. Entre ellos se encuentran:

  • Mal aliento constante.
  • Encías rojas o inflamadas.
  • Encías muy sensibles o sangrantes.
  • Dolor al masticar.
  • Dientes flojos o sueltos.
  • Dientes sensibles.

Uno o varios de los síntomas mencionados quizás indiquen un problema grave que debe ser examinado por su dentista.

Cuando acuda al dentista:

Le hará preguntas sobre su historia médica para determinar riesgos, tales como el hábito del cigarrillo que influye en la enfermedad.

Es posible que el dentista le tome unas radiografías para saber si hay pérdida de hueso.

También puede que le recomienden que vaya a la consulta de un periodoncista, un especialista que trata las enfermedades de las encías.

 

¿Cuál es la causa de la enfermedad de las encías?

La boca está llena de bacterias, las cuales junto con la mucosidad y otras partículas, forman constantemente una “placa” pegajosa e incolora que se deposita en los dientes. El cepillo y el uso del hilo dental ayudan a eliminar la placa, pero si la placa no se elimina, ésta se endurece y forman unos depósitos llamados “sarro# o “tártaro”, donde se alojan las bacterias que el simple cepillado no puede remover.

Solamente una limpieza profesional hecha por un dentista puede eliminar el sarro.

El periodoncista remueve la placa por medio de un método de limpieza profunda que consiste en el raspado y alisado de las raíces. El raspado consiste en remover el sarro que se haya depositado por la encima y por debajo de la línea de las encías.

Mediante el alisado de la raíz se eliminan los puntos rugosos que se encuentren en la raíz del diente donde se acumulan los gérmenes. Esto ayuda a quitar las bacterias que favorecen la enfermedad.

Mediante una “sonda”, que es una especie de regla muy pequeña, el dentista determinará si hay sacos periodontales y los medirá. En una boca sana la profundidad de estos sacos se sitúa entre 1 y 3 milímetros.

El profesional examinará las encías para detectar todo signo de inflamación.

 

Cómo se trata la enfermedad de las encías

La meta principal del tratamiento es controlar la infección.  El número y tipos de tratamiento, variarán dependiendo de la gravedad de la enfermedad. Todo tipo de tratamiento exige que el paciente cuide a diario sus dientes; aún después que el tratamiento finalice. Además, tal vez el especialista sugiera modificar ciertos comportamientos, por ejemplo, dejar de fumar, como una forma de mejorar los resultados del tratamiento.

Si la enfermedad de las encías no se trata a tiempo, los dientes pueden aflojarse y caerse.